Desde hace varios años tengo la oportunidad de participar representando a estudiantes en diferentes órganos, y siempre he luchado por una educación que se fundamente en la igualdad de derechos y oportunidades, la no discriminación, la equidad, la diversidad, la inclusión, la prevención del acoso escolar y la creación de un entorno libre de discriminación alguna. Pero me he dado cuenta que las estudiantes más vulnerables por las que tanto lucho, son las que menos voz tienen. ¿Cuántas estudiantes de zonas rurales están presentes en órganos de participación estudiantiles o juveniles? ¿Y de zonas con riesgo de exclusión social? Prácticamente ninguna.
De aquí surge mi idea, de empoderar a todas estas estudiantes y unirlas para que su voz sea escuchada, realizando una serie de encuentros con alumnos y alumnas de secundaria de zonas rurales y/o con riesgo de exclusión social, donde se les daría las herramientas necesarias para crear
asociaciones juveniles y que de esta manera puedan darle voz a la juventud de su entorno en órganos de participación tanto locales como son los consejos escolares de centro, las comisiones de ciudadanía activa y las concejalías de juventud, como a nivel autonómico en el consejo de la juventud
de canarias y el consejo escolar de canarias e incluso llegar a nivel estatal y europeo.
Pero, ¿por qué centrarse en estudiantes de secundaria?
Los derechos de estas estudiantes son vulnerados con más facilidad al tener menos capacidad para organizarse. Al mismo tiempo, en estos niveles educativos les es más difícil tener visibilidad en comparación a otros niveles como el universitario, donde hace poco hemos podido ver cómo las
estudiantes de enfermería de la ULPGC en Lanzarote visibilizaron con facilidad la vulneración de sus derechos por parte de la universidad.
Además, para poder continuar subiendo la escalera de la educación, hay que subir los primeros escalones, en los que se encuentran la ESO y bachillerato, y si no logramos superar estos, no podremos continuar. Con estas asociaciones, se lucharía para que nadie se quede atrás en el sistema
educativo. Por otra parte, el potenciar la participación desde la base significa que en el futuro estas personas formarían una ciudadanía activa, necesaria para la democracia que nos da nuestros derechos y libertades.
Por último, es muy importante señalar que con este proyecto se iniciarían asociaciones donde ya no solo se daría voz a las estudiantes, sino que mejorarían su entorno y a las personas que la integran, a través de formaciones y actividades en diferentes ámbitos como son el medioambiente, la igualdad, la diversidad y lo que principalmente se busca con este proyecto, la inclusión.
Por todo esto y mucho más, #ActivaTuIES apuesta por la #inclusión, la #diversidad, la #igualdad y por una #EducaciónDeCalidad.

François Moreno Hernández

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies