Niños y niñas, hombres y mujeres

Cuantas variantes en sólo dos palabras : genitales, hormonas , forma de percibir las cosas, colores, aficiones, roles, costumbres, e incluso muchas veces derechos y deberes. Y esto, a qué se debe? Cuando empiezan los prejuicios y cómo acabar con ellos en la sociedad de pleno siglo XXI…?
Como en la salud, prevenir es mejor que curar y preparar a las generaciones futuras es la mejor forma de asegurar un futuro libre para todo ser humano.
Nuestra cultura tiene sexismos incluso en los deportes y gustos de las personas, algo que es para distraerse y pasarlo bien puede suponer para un niño una manera total de frustración consigo mismo y su entorno.
A la temprana edad de 6 años, comencé a recibir clases de baile, era eso lo que me gustaba, y aunque durante 6 años compaginé esa, mi afición con otros deportes, parecía nunca ser de suficiente agrado para mi entorno.
Nadie más en mi círculo de amigos varones bailaba y mucho menos pensar que recibiese clases de baile.
Ningún otro padre de los niños de mi entorno motivaba a sus hijos hacia esta disciplina.
Sin embargo yo, probé muchos otros deportes que también me gustaban… Tenis, baloncesto, natación, fútbol… De entre ellos el más afín a mi, la natación, pero ninguno igualaba todo aquello que yo experimentaba encima del escenario.
Lo contaba con gran entusiasmo, cada actuación era un reto… hasta los 9 años todo correcto pero… Al entrar en los 10 u 11 años, esa edad en la que las hormonas comienzan a revolucionarse y tu entorno y sus opiniones comienzan a tener más influencia sobre ti, fue ahí cuando comenzaron los problemas.
Por si fuera poco el ser varón y estar en baile, el tipo de baile que practicaba eran bailes latinos, las actuaciones eran en parejas y el vestuario de las chicas era muy bonito y brillante, nosotros, los pocos chicos que habíamos debíamos ir a juego con ellas, y pese a que no me gustaban… a nuestros pantalones, se le añadían lentejuelas… Hay algo más femenino
que una lentejuela para nuestra sociedad?
Un chico del norte de Gran Canaria con tan sólo 11 años viéndose obligado a dejar el baile por el qué dirán, por el seguir perteneciendo a su círculo de amigos sin recibir críticas o tener que dar explicaciones.
Hay derecho a esto?
El teatro fue lo que me ayudó a canalizar emociones y sentimientos encontrados, saber que siendo otro personaje podría ser aquello que quisiera ser haciendo lo que quisiese hacer y que la vida no es más que una obra de teatro donde hacer reir a un público es lo mejor que puede pasar. Y fue ahí cuando comenzó a gustarme el teatro y todo lo relacionado con el
arte, quitando falsos prejuicios y creando poco a poco la personalidad que hoy en día me caracteriza.
Esta situación la viven muchos jóvenes diariamente, chicas que prefieren fútbol en vez de baile o chicos que prefieren ver una actuación de gimnasia rítmica en lugar de los deportes.
Chicos y chicas que sienten que lo que hacen, está mal, que un simple gusto condicionará su orientación sexual y no hay nada más alejado de la realidad, es difícil de hacer ver que no por bailar eres menos hombre o que por no andar maquillada por la vida eres menos femenina, pero, cuándo lloverá a gusto de todos?
La empatia, la aceptación y el respeto son los valores fundamentales para poder lograr un mundo más libre y feliz, el teatro consigue con sus técnicas y textos didácticos la vinculación de las ideas en forma de cuento con el mundo real y sus problemas.
Muchas personas se verían beneficiadas si en los colegios se impartiesen dinámicas donde se trabajen valores que luchan y velan por la igualdad entre los dos sexos, desde temas tan simples como los gustos y preferencias en la niñez como los derechos y los roles de la mujer en la sociedad.
Son los niños los grandes precursores de nuestra sociedad, son ellos los que se sentirán más cómodos con ellos mismos sin tener sentimiento alguno de presión por querer hacer algo que les gusta.

Cristian Medina Díaz

Gran Canaria

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies